Mamá, me orino…!


La noche anterior se me ocurrió comer canchita, palomitas de maíz o pop corn (por cor para mi mamá). Era una noche tranquila porque había sido un día tranquilo, me preparaba para irme a mi casa recontra tranquilo, con mi mochila tranquila, y se me antojo comer canchita tranquila, así que le compré una bolsa de canchita, palomitas de maíz, pop corn a una tranquila señora que había subido al tranquilo micro en donde me encontraba con mi tranquilo primo.

Comía tranquilamente mientras viajaba, cuando de repente sentí que tenía la tranquila garganta rasgada, pero no le tomé demasiada importancia porque ya tenía gripe así que pensé que era parte de la enfermedad. Me fui a dormir el resto de la noche tranquila en mi tranquila cama.

A la mañana siguiente, me desperté con la amígdala izquierda inflamada, pensé que me había enfermado de nuevo de amigdalitis, pero no, tenía una cáscara de canchita atorada en la amígdala lo cual causó que esta se inflamara… Se lo dije a mi mamá, me gritó diciendo que porque tenía que comer cosas de la calle, pero a mi parecer eso también me pudo pasar si comía cancha hecha en casa, me dijo que tomara agua, por lo cual me obligó a tomar 5 tazas de agua para que se me aflojará y para que pudiera pasar más fácilmente cuando comiera arroz. Supongo que todo irá bien de ahora en adelante, me dije a mí mismo, estaba equivocado, mi cuerpo me trolleo y a pesar de que fui al baño antes de salir para acompañar al trabajo a mi mamá, tuve ganas de ir al baño de nuevo durante el camino.

Nunca me había puesto a pensar en la cantidad de baches que tiene la ciudad de Lima, de verdad que la municipalidad de Lima debería hacer algo al respecto, no es justo que como la mía, muchas vejigas tengan que hacer sufrir a sus dueños cuando el carro o la combi pasa por uno de esos baches, de verdad no es justo.

Fue en uno de esos baches en que mi mamá vio que me moví de una manera rara, y me preguntó que tenía, le dije que tenía ganas de ir al baño, a lo cual me respondió que eso pasaba por tomar tanta agua (¬¬!), no sé si lo hacía a propósito o de casualidad, pero al parecer ella trataba de pasar por la mayor cantidad de baches sólo para ver mi cara de dolor y angustia, ante la interrogante de que se me escape un poquito, mis primos estaban matándose de la risa en los asientos de atrás, y yo seguí con mi cara de sufrimiento. Si de verdad quieres torturar a alguien, pasa por muchos baches cuando quiera ir al baño.

Llegamos al trabajo y me fui corriendo al baño, y veo que el chorrito que salía era recontra delgado, casi sin fuerza hasta pareciera que ni siquiera tenía ganas de ir al baño, parece que a mi cuerpo también le gusta trolear, tuve que esperar casi un minuto para que se vacíe toda mi vejiga, y si no fuera por el chorrito diría que fue un momento mágico.

5 minutos después, me dieron ganas de ir al baño, pero igual fue el mismo chorrito, sin embargo, pareciese que hubiera orinado los 5 vasos de agua y más, y no sé de donde más.

La cáscara de canchita? Se desprendió y mi amígdala se desinflamó…mi mamá? Ya no se ha vuelto a reír de la troleada que me hizo… he vuelto a tomar más de 2 vasos de agua? No gracias, he descubierto que es mucho más conveniente tomar poca agua a que tener ganas de ir al baño en un micro, lo cual es mucho peor.

____________________________FIN_____________________________

Anuncios

2 comentarios en “Mamá, me orino…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s